Rosa Garrido, dirigenta de Huasco: «Carabineros debe ser más empático con los adultos mayores»

Rosa Garrido desde fines de los noventa que lidera organizaciones sociales en Huasco, su ciudad de toda la vida. Actualmente es presidenta de la Unión Comunal de Adultos Mayores y secretaria de la junta vecinal nº 11 Nueva Esperanza.

Contó que la comunicación con Carabineros “no ha sido buena, como alguna vez lo fue. Por ejemplo, antes teníamos mejor contacto, entonces, cuando hacían las rondas nocturnas me dejaban un papelito en la reja de mi casa y así me enteraba que habían pasado”.

La preocupación de las rondas surge porque, aseguró, que la inseguridad que los golpea no es generada por vecinos de Huasco sino de “gente de otras ciudades que vienen en vehículos a robar acá”.

Rosa Garrido es pesimista: “A nosotros nos falta dotación, pero al ver lo que pasa en Santiago, por ejemplo, o en ciudades grandes, veo poco probable que se preocupen de nosotros”.

La lideresa vecinal contó cuáles cree que debería ser una nueva policía para Huasco.

1.- Mayor dotación: “No se saca nada con tener muchos vehículos si lo que faltan son funcionarios. A veces, no alcanzan a responder una emergencia cuando andan en Huasco Bajo y los necesitan en otro sector de la comuna”.

2.- Uso de motos: “Mejorar esto porque pueden responder más rápido a las necesidades vecinales”.

3.- Mejorar las unidades policiales: “Las polillas se están comiendo las comisarías. Carabineros necesita mejores espacios para trabajar y atender a los vecinos”.

4.- Empatía: “Carabineros debe ser más empático con los adultos mayores, no ser tan parcos ni duros. Imagínese si alguien es sordito y el carabinero le habla y se enoja porque no le responden. Es importante que sean conscientes que los adultos mayores están en una posición disminuida producto de los años”.

Cecilia Henríquez, Chillán: más dotación, acotar planes cuadrante, mejorar equipo y distribución en Ñuble

Cecilia Henríquez, Chillán: Ampliar dotación, estrategia para postulantes, disminuir territorios de acción, mejorar equipo y más apoyo a comunas de Ñuble.

En la oficina de Cecilia Henríquez, presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, se observan dos logos, junto al que representa a la organización territorial está el escudo de Carabineros.

La lideresa, que desde 2013 encabeza la Unión que reúne a 110 de 150 JJ.VV. de la capital de la Región de Ñuble, comentó que “la coordinación con Carabineros ha decaído en el último tiempo” producto de la pandemia, pero también “por la falta de apoyo de las autoridades comunales y que representan a Gobierno para trabajar en conjunto”.

Henríquez considera que la nueva policía debe incluir las siguientes medidas:

1.- Ampliar la dotación: “Se hacen escasos y no dan abasto para los distintos delitos que ocurren, no solo en robos y asaltos sino también para enfrentar el consumo de drogas, que acarrea más problemas en los barrios”.

2.- Mejorar estrategia para postulaciones: “Cuando me refiero al trabajo en conjunto, es que todos tenemos que aportar para que haya interés de los jóvenes en ingresar a Carabineros. Se debe mejorar el respeto, entre todos, para que haya dotación”.

3.- Disminuir el territorio de los planes cuadrantes: “Lamentablemente la extensión es grande y no alcanzan a llegar a tiempo. Esto se agrava con la falta de dotación y de vehículos para llegar a tiempo a las emergencias”.

4.- Mejores equipamientos: “Esto es amplio, porque no sólo son pocos vehículos y dotación, sino también en una infraestructura deficiente y falta de tecnología que sirva para enfrentar la evolución de los delitos, aunque por suerte en Ñuble la sensación de inseguridad no es tan alta como en otras ciudades”,

5.- Mejor distribución: “Ñuble es una región nueva pero grande y veo que se privilegia demasiado a Chillán y poco al resto de las comunas que lo necesitan y que tienen otro tipo de problemas”.

Cecilia Henríquez concluyó que “Chillán todavía es una ciudad tranquila, somos una región nueva que está aprendiendo a ser grande. Y aquí las autoridades pareciera que no tienen claro con qué se están enfrentando. Si no trabajamos juntos, coordinados, la seguridad ciudadana no mejorará”.

La lideresa, que desde 2013 encabeza la Unión que reúne a 110 de 150 JJ.VV. de la capital de la Región de Ñuble, comentó que “la coordinación con Carabineros ha decaído en el último tiempo” producto de la pandemia, pero también “por la falta de apoyo de las autoridades comunales y que representan a Gobierno para trabajar en conjunto”.

Henríquez considera que la nueva policía debe incluir las siguientes medidas:

1.- Ampliar la dotación: “Se hacen escasos y no dan abasto para los distintos delitos que ocurren, no solo en robos y asaltos sino también para enfrentar el consumo de drogas, que acarrea más problemas en los barrios”.

2.- Mejorar estrategia para postulaciones: “Cuando me refiero al trabajo en conjunto, es que todos tenemos que aportar para que haya interés de los jóvenes en ingresar a Carabineros. Se debe mejorar el respeto, entre todos, para que haya dotación”.

3.- Disminuir el territorio de los planes cuadrantes: “Lamentablemente la extensión es grande y no alcanzan a llegar a tiempo. Esto se agrava con la falta de dotación y de vehículos para llegar a tiempo a las emergencias”.

4.- Mejores equipamientos: “Esto es amplio, porque no sólo son pocos vehículos y dotación, sino también en una infraestructura deficiente y falta de tecnología que sirva para enfrentar la evolución de los delitos, aunque por suerte en Ñuble la sensación de inseguridad no es tan alta como en otras ciudades”,

5.- Mejor distribución: “Ñuble es una región nueva pero grande y veo que se privilegia demasiado a Chillán y poco al resto de las comunas que lo necesitan y que tienen otro tipo de problemas”.

Cecilia Henríquez concluyó que “Chillán todavía es una ciudad tranquila, somos una región nueva que está aprendiendo a ser grande. Y aquí las autoridades pareciera que no tienen claro con qué se están enfrentando. Si no trabajamos juntos, coordinados, la seguridad ciudadana no mejorará”.