Rodrigo Lagarini, víctima ocular: «Yo no tenía una buena opinión de Carabineros»

El 22 de octubre de 2019, Rodrigo Lagarini, perdió la visión de su ojo derecho; él estaba en la intersección de las calles Maipú y Paicaví, en el centro de Concepción, cuando una lacrimógena, lanzada por Carabineros, remeció su vida.

Su caso no fue aislado, en la Región del Biobío, según reportó el INDH, hubo 316 víctimas de la violencia policial. Del total, 246 fueron casos por golpizas; 90 por disparos. De ellos y ellas, 284 terminaron con lesiones físicas. Cuatro con lesiones oculares (una víctima con estallido de globo ocular) y tres jóvenes perdieron la visión en uno de sus ojos.

Para el joven penquista es inquietante que la discusión sobre la reforma policial no contemple la voz ciudadana, porque “esta es una conversación amplia, que nos involucra a todos”.

Rodrigo Lagarini cuenta que “antes de esto yo no tenía una buena opinión de la policía. Yo vengo de una vida privilegiada, de colegio particular, donde no se discutían cosas como la labor de Carabineros. Pero mi interés social me llevó a conocer desde temprano la brutalidad de sus procedimientos, de su falta de respeto por los Derechos Humanos. Y esto era antes de lo que me hicieron”.

PROPUESTAS PARA UNA NUEVA POLICÍA
1.- Mejorar los procedimientos de ingreso a las escuelas de Carabineros, para que ingresen los capacitados y capacitadas para trabajar respetando a la ciudadanía. “Invertir en educación más que en equipamientos”, planteó.

2.- Hacer una reingeniería a la malla curricular, para que las clases tengan como horizonte el respeto a los Derechos Humanos de los ciudadanos. “Se debe ahondar en las habilidades de diálogo por sobre las represivas”, dijo.

3.- Crear una unidad fiscalizadora al interior de Carabineros, que vele por los procedimientos en terreno y la administración. “Que hayan robado todo lo que se ha sabido dice mucho de ellos”, comentó.

4.- Que la institución parta de cero, con nuevo personal: “Que no estén los que cometieron y planificaron bajo la lógica de brutalidad policial”, recalcó.

5.- Que la reforma sirva para que se aclaren los hechos de violencia policial durante estallido social y los montajes en territorio mapuche.

CARABINEROS NO SE HA ACERCADO
Desde la institución policial, cuenta, nunca se han acercado a preguntarle por su situación física y emocional. Desde el Ejecutivo, sólo el seremi de Cultura, lo visitó en el hospital tras una operación de emergencia. En el centro asistencial le ofreció ayuda y coordinación para su mejoría, pero nunca más lo vio.

Lagarini afirmó que “ha pasado más de un año y no hemos tenido ninguna respuesta sobre nuestra situación, los cabros que está en el sur están muy solos, ellos y sus familias, que también requieren ayuda psicológica, porque esto no es fácil… Carabineros hace lo que quiere, porque están amparados en un Presidente que niega que hubo violaciones a los Derechos Humanos en Chile»

Rodrigo Lagarini en la prensa:
https://www.diarioconcepcion.cl/ciudad/2020/09/20/rodrigo-lagarini-a-casi-11-meses-de-su-ataque-aun-no-se-sabe-quien-me-disparo.html

https://www.canal9.cl/programas/nuestra-casa/2019/11/12/rodrigo-lagarini-jamas-pense-que-apuntaria-a-mi-cara.shtml

https://www.diarioconcepcion.cl/ciudad/2020/10/23/jovenes-que-perdieron-un-ojo-cuentan-como-es-vivir-con-una-protesis.html

Olga Mora, dirigenta vecinal de Antofagasta: “En el estallido comprobamos que Carabineros no estaba preparado para el diálogo”

Olga Mora es la presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Antofagasta, que agrupa a 62 JJ.VV. de la capital regional. Ella, desde 2004, encabeza la organización y comentó que previo al estallido social “teníamos una buena relación con Carabineros y trabajábamos en conjunto los temas comunitarios, pero tras las manifestaciones nunca más se reunieron con nosotros para coordinar acciones que fueran en beneficio de nuestra comunidad”.

“El estallido social reveló todos los problemas que escondía la labor policial. Les resultaba fácil porque estaban acostumbrados que la ciudadanía estuviera con la cabeza baja, pero cuando la gente se levantó vimos su inexperiencia, su falta de compromiso con los Derechos Humanos y una violencia inimaginable”, afirmó Olga Mora.

Olga Mora, presidenta de la Unión Comunal de JJVV de Antofagasta.

PROPUESTAS PARA UNA POLICÍA CON ACENTO CIUDADANO
1.- Carabineros debe ser una institución con acento ciudadano, que dialoga con los vecinos y vecinas.
2.- Con los Derechos Humanos como máxima en sus procedimientos.
3.- Que mejore sus planes de acción, porque “para ir a reprimir una marcha se visten como si fueran a una guerra, pero para enfrentar el narcotráfico miran a un lado”.
4.- Que realicen un uso eficiente de la tecnología que les entrega el Estado.
5.- Una policía con mejores canales informativos hacia la comunidad.


RESPONSABILIDADES POLÍTICAS
“La institución policial debe resguardar el orden y la convivencia y no ser un órgano represor; deben mejorar su relación con la comunidad y no sacudir o golpear a la gente que manifiesta su descontento, porque para ir a reprimir una marcha se visten como si fueran a una guerra, pero para enfrentar el narcotráfico que tiene tomadas las poblaciones miran a un lado”, sentenció la dirigenta vecinal.

Para la vecina de Antofagasta no es necesario llenar las calles con funcionarios policiales equipados con tecnología de punta “si no tienen capacidad de diálogo”. En este contexto, concluyó que “las responsabilidades políticas son altas”, porque desde el regreso a la democracia “se hizo poco y nada con Carabineros, que desde esos años ya se decía que hacían lo que querían”.

La policía que la democracia chilena necesita

Por Paulina Vodanovic
El Mercurio
10.04.2020


Ya no podemos cerrar los ojos ante lo evidente: desde 1990 hemos fallado —los gobiernos, los parlamentarios y la sociedad civil— en conseguir que Carabineros de Chile sea la policía que nuestra democracia necesita, Hay avances en dotación, en equipamiento, en uso de tecnología, en materias de género. Pero falta algo esencial.

No le hemos dado la relevancia ni la urgencia a lo que sustenta su legitimidad: además de la eficacia, nuestra policía uniformada debe contar con reales mecanismos de control para los casos de abusos y ser ejemplar en la entrega de información y la rendición de cuentas a su país. El costo humano ha sido altísimo.

Lo hemos comprobado con dolor durante el estallido social, donde quedan más preguntas que respuestas frente a las vejaciones y atropellos generalizados a derechos fundamentales, Reafirma lo anterior el espectáculo al que hemos asistido esta semana, con las intervenciones públicas del general director, el sumario interno por el caso de Gustavo Gatica y la posterior emisión de imágenes que echan por tierra la tesis de la institución policial.

También ha habido un costo para la propia institución. De ser una de las instituciones más valoradas, Carabineros cayó 20 puntos en el índice de confianza de la encuesta CEP y un 64% opinó que “muy frecuentemente/frecuentemente” violó los derechos humanos durante la crisis (16.01.20 ). Frente a esta grave situación, hay alternativas viables y conocimiento acumulado.

Es importante recordar que junto con documentar las violaciones a ocurridas desde octubre de 2019, los informes de Human Rights Watch y de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ACNUDH) han entregado alas autoridades recomendaciones basadas en las mejores prácticas internacionales.

Es el Gobierno el que tiene la palabra, Hay dos tareas ineludibles. Primero, dar curso a las recomendaciones de los organismos internacionales, invitados por el propio Ejecutivo a estos efectos. La Oficina de ACNUDH en América del Sur ha manifestado que desde la fecha de entrega del informe no hay «avances significativos».

Segundo, lo más obvio, no se puede postergar una profunda reforma de Carabineros. Si tomamos en cuenta la extensión de la crisis y el consenso transversal, tenemos una oportunidad única para iniciar este proceso.

La comisión técnica convocada por el ministro Blumel, junto con los aportes de otras expertas y expertos reunidos por el senador Harboe, nos permite contar con suficientes propuestas y evidencia comparada, No hay razón para demorar la presentación de los proyectos de ley.

Me temo que sabemos la respuesta: la prioridad es otra, tenemos una pandemia en pleno desarrollo, Nadie lo desconoce, Pero el Gobierno debe hacer todo lo que esté a su alcance para que no se repita el ciclo de atropello a los DD.HH. Y silencio. Sebastián Piñera tiene una de sus últimas oportunidades políticas.

Puede dar origen a una policía democrática, que sirva a la ciudadanía con transparencia, con sujeción plena a la autoridad civil y con un apego estricto al respeto de los derechos de cada habitante de Chile. De él depende decidir qué papel quiere jugar en los libros de historia.